Nuestra tradición

Royal Dutch tiene una historia de más de 200 años. Lo que empezó como una cervecería local es hoy una marca global reconocida internacionalmente por su extraordinaria calidad.

Nuestra tradición

Royal Dutch tiene una historia de más de 200 años. Lo que empezó como una cervecería local es hoy una marca global reconocida internacionalmente por su extraordinaria calidad.
[
1806

Comienzos humildes


Todo empezó cuando Jacob van Roessel abrió una cervecería en la ciudad holandesa de Tilburgo en 1806.
Era una pequeña fábrica de cerveza y maltería en una granja con posada que tenía una corneta de posta en el cartel. La posada era un lugar de reunión para todos: algunos esperaban a que llegaran sus paquetes a la oficina postal cercana y otros eran viajeros que compartían sus experiencias.

[
1847

Compañía real

Hasta la realeza visitó la cervecería. Una noche de 1847, dio la causalidad de que el rey de Holanda Guillermo II estaba en Tilburgo y, totalmente de incógnito, disfrutó aquí de una animada noche de copas con sus acompañantes. A los pocos días, llegó una carta a la posada mientras sonaba una corneta de posta. La carta era del rey, para agradecer la buena cerveza y una noche tan agradable a la fábrica de cerveza Post Horn (que significa corneta de posta).

[
1892

Modernización

Desde 1892, la fábrica de cerveza Post Horn empezó a modernizarse construyendo bodegas especiales para hielo, cerveza y levadura. En aquellos tiempos, podía verse a muchos granjeros de la zona a las puertas de la fábrica de cerveza con carros llenos de hielo, que sacaban de zanjas cercanas y de las marismas de los alrededores. Hicieron falta entre 800 y 1000 carros para llenar la bodega y, con tal cantidad de hielo, la fábrica podía enfriar la cerveza durante la fermentación durante todo el año.

[
1895

Proveedor real


La compañía creció en 1895 al adquirir un edificio completamente nuevo con sala de calderas, sala de máquinas y motor a vapor. El mismo año, la reina Emma concedió a la fábrica de cerveza Post Horn la orden real, lo que la convirtió en proveedor preferente de la casa real.

[
1984

Expansión global

Poco después, la fábrica de cerveza amplió sus horizontes al mercado de la exportación, con el Reino Unido como primer destino. Para destacar su origen y el reconocimiento real, se cambió la marca a Royal Dutch Post Horn. En tres años, esta cerveza realmente refrescante estaba disponible desde Dover hasta Glasgow; desde Belfast hasta Leeds. Royal Dutch llego a recibir un premio de exportación de la primera ministra británica Margaret Thatcher en 1984.

[
2018

¿Y ahora qué?

Actualmente, las cervezas Royal Dutch Post Horn se disfrutan en más de 70 mercados de todo el mundo. En todas partes, a la gente le encanta celebrar y crear recuerdos imborrables con esta refrescante cerveza: como hizo el rey Guillermo II hace tanto tiempo. En las campañas mediáticas, se da protagonismo a la rica tradición y a los comienzos como cervecería en 1806.

Contacto

Política de privacidad

Beba siempre con responsabilidad